El hormigón romano, un secreto bien guardado

Los romanos eran unos auténticos portentos, construyeron las mayores obras de ingeniería de su época con su limitada tecnología, obras que aún perduran con el tiempo. ¿Su secreto mejor guardado? El hormigón romano.

Operarios echando hormigón

El hormigón es un material compuesto que se compone generalmente de cemento, agua y arena/grava y que utilizamos para construir muchísimas cosas, forma parte de nuestro día a día.

Maravillas como el Panteón romano siguen en pie después de dos milenios, y no en mal estado, precisamente, lo que nos hizo preguntar: ¿qué usaban los romanos para construir?

Panteón (Roma), construido con hormigón romano

Panteón (Roma), construido con hormigón romano.

El secreto del hormigón romano

La “receta” desapareció, como el Imperio Romano. Hubo que esperar 1000 años desde su caída para redescubrir el hormigón a secas, el secreto del hormigón romano se conoció aún más tarde gracias a textos antiguos que se han podido recuperar: se utilizaba un hormigón formado a partir de pozzolana (arenas volcánicas), rocas y cal de construcción.

Y todavía no lo sabemos todo…

…porque parece ser que el hormigón romano oculta todavía más misterios. Uno de ellos se ha descubierto muy recientemente: el hormigón mediante una reacción de agua de mar y una mezcla de ceniza volcánica con cal viva formaba cristales de tobermorita, que aumentaba su resistencia a la fractura. Y esto no es todo, a medida que el agua de mar iba entrando por las grietas del hormigón, reaccionaba con otro cristal hallado generalmente en rocas volcánicas, la philipsita, formando más cristales de tobermorita…

En resumen: la mezcla de todos estos factores formaba un hormigón que podemos catalogar como uno de los mejores materiales de construcción de la historia, por su empleabilidad, durabilidad y abundancia. Ni tan siquiera el hormigón moderno es tan resistente, ya que en contacto con el agua salada se deteriora a lo largo del tiempo. ¡Parece que tenemos mucho que aprender de los romanos todavía!

¡Qué curioso!

Fuentes:

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Bosque japonés, la joya de un país desarrollado

De Japón sabemos que es un país bastante importante internacionalmente. ¿Pero sabíais que también es uno de los países desarrollados más verdes del planeta? Para enterarnos de lo que le pasó al bosque japonés debemos remontarnos 300 años atrás…

Bosque japonés Aokigahara

Bosque de Aokigahara, Japón.

El origen del problema

Japón tuvo un grave problema de deforestación durante el siglo XVIII. ¿La razón? Desde tiempos de antes de Cristo los habitantes del archipiélago talaban bosques enteros para poder abastecer a sus ejércitos y construir castillos y monumentos. Dichos bosques no se replantaban con árboles, así que el problema se volvía cada vez mayor.

Este tipo de consumo funcionaba relativamente bien en esa época: la población era baja, por lo que el bosque japonés se regeneraba poco a poco, y los aldeanos podían ejercer la agricultura en los terrenos previamente talados. Sin embargo, la situación empezó a cambiar drásticamente a partir del siglo XVI. Japón ya contaba con 10 millones de habitantes: el consumo se había disparado. A finales del siglo XVII la población superaba los 25 millones, la mayoría de los bosques habían sido talados, la madera empezaba a escasear y surgían los problemas: corrimientos de tierra, inundaciones, desertización progresiva… La situación era insostenible.

La solución: reforestar el bosque japonés

Había que hacer algo. Las aldeas se juntaron y se empezó a fomentar el cultivo de árboles para abastecer la demanda. Se crearon nuevas técnicas de cultivo, surgieron manuales de silvicultura (significa cuidado de los bosques) y grupos de personas que viajaban de pueblo en pueblo dando a conocer los nuevos avances. El propio gobierno creó instituciones y terrenos especiales para fomentar la plantación de árboles.

La reforestación fue un proceso muy largo, que al final se completó en la década de 1920, para entonces la masa forestal de Japón había vuelto a su esplendor. Desgraciadamente, no iba a durar mucho. Durante la Segunda Guerra Mundial se perdieron cantidad de bosques. Para solventar esto se introdujo un nuevo plan de reforestación durante los 60 y 70.

El bosque japonés hoy

A día de hoy Japón es el país desarrollado con mayor masa forestal del mundo, con un 75% de su superficie cubierta por árboles, todo ello a pesar de ser de los países con mayor densidad de población. Un reto que ha perdurado durante varios siglos y cuyos frutos puede ahora disfrutar la población nipona.

Desgraciadamente hay países en los que no se ha seguido el rumbo de Japón. Es el caso de Haití, país atrapado en la pobreza por culpa de unos terrenos erosionados, sin masa forestal y poco fértiles.

¡Qué curioso!

Fuentes:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Murciélagos kamikaze

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército de los Estados Unidos estaba probando un nuevo tipo de arma… Murciélagos a los que les ponían bombas para bombardear Japón.

La idea fue un fracaso absoluto, ya que los murciélagos tiraban las bombas cuando les apetecía destrozando los edificios del propio ejército de los EE.UU.

Menos mal…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail