Los bellos y venenosos jardines de Alnwick

Alnwick es una pequeña villa situada en el noreste de Inglaterra, perteneciente al condado de Northumberland. En este pueblo se halla el castillo de Alnwick, que jugó el papel de Hogwarts en “Harry Potter y la piedra filosofal” y “Harry Potter y la cámara secreta”. Es en este lugar donde también se encuentran los famosos jardines de Alnwick, y uno de esos jardines es el jardín venenoso, que da pie a este artículo.

Foto del castillo de Alnwick
Castillo de Alnwick

La historia de los jardines

Los jardines de Alnwick datan de 1750, fecha en la que fueron creados bajo mandato del primer duque de Northumberland por Capability Brown, famoso arquitecto y paisajista inglés. A finales del siglo XIX, los jardines gozaron de su máximo esplendor.

Con el llegar de la Segunda Guerra Mundial, los jardines se reconvirtieron en huertos para abastecer de alimentos a la población durante los períodos de guerra bajo el lema “Dig for Victory” (Cavar por la Victoria). Al acabar la guerra los huertos dejaron de ser necesarios y el jardín cayó en el olvido hasta la década de los noventa.

"Cava por la victoria". Cartel de propaganda de la SGM
“Cava por la victoria”. Cartel de propaganda de la SGM

En 1995, Jane y Ralph Percy se convirtieron, de un día para otro, en la Duquesa y Duque, respectivamente, de Northumberland al morir Harry (el undécimo Duque de Northumberland), el hermano mayor de Ralph de forma repentina por un ataque cardíaco. Al asumir el cargo, tomaron propiedad de 485 kilómetros cuadrados de tierras, 171 fincas, 700 casas y cabañas y del castillo de Alnwick. También heredaron múltiples obras de arte y objetos de valor: porcelanas Meissen, mobiliario del Rey Sol Luis XIV y cuadros de Tiziano, Canaletto y Anton Van Dyck. Su fortuna se estima en 300 millones de libras esterlinas.

Escudo de armas del duque de Northumberland. Texto inferior: "Esperance en Dieu" (Confiar en Dios)
Escudo de armas del duque de Northumberland. Texto inferior: “Esperance en Dieu” (Confiar en Dios)

Jane Percy, bajo la nueva condición de duquesa, vio aquellos jardines que habían caído en desgracia tras la guerra y decidió devolverlos a su antigua gloria. Para ello, hablo con su marido y contrató a Jacques Wirtz, un paisajista belga famoso por diseñar los jardines del Palacio del Elíseo y el Jardín des Tuileries.

El objetivo era revivir, renovar y modernizar los jardines de Alnwick, pero también ampliarlos y convertirlos en una gran atracción turística. Para conseguirlo, Jane tuvo que sortear numerosas dificultades, tanto legislativas como económicas.

Resulta que justo antes de poder empezar el proyecto, English Heritage, la agencia del gobierno inglés que maneja el patrimonio histórico del país no estaba de acuerdo con los planes que se habían previsto. Lo que querían era que se rehiciese el jardín, pero siguiendo la temática y estilo del siglo XIX. Esto es, el estilo artístico previo a la Segunda Guerra Mundial, y que se había perdido. La Duquesa de Northumberland tuvo que preparar un caso para defender sus planes, según ella todo el tema legal le salió por un pico considerable: 500.000 libras.

Jane también recibió numerosas críticas por el diseño del jardín, que fue tachado de infantil y comercial. Se defendió diciendo que eso es precisamente lo que buscaba, y que quería evitar estilos que solo gustarían a los diseñadores y paisajistas más elitistas.

Debido al tamaño y complejidad del nuevo jardín, se necesitaban fondos urgentemente para costear la obra: la suma ascendió (de hecho superó) los 70 millones de libras esterlinas. Para ello, la Duquesa recaudó fondos de entidades públicas y también de donaciones privadas. El Duque también aportó fondos de su bolsillo, aunque no evitó que surgiese cierta polémica sobre el proyecto.

Alnwick Garden - Jardines de Alnwick

La polémica

Todo surgió a raíz de la cantidad de fondos necesarios para la creación del jardín. Se criticó también que los jardines urbanos en mal estado que necesitaban una reforma urgente recibían menos fondos del gobierno que los jardines de Alnwick.

El problema se acentúo por la mala situación económica que estaba atravesando el condado, que por aquel entonces tenía la tasa de paro más alta de Inglaterra. Estando el condado como estaba, ¿merecía la pena invertir tanto dinero en un jardín tan ambicioso?

Los datos no mienten: dicen que sí. El jardín dejó de ser propiedad del Duque de Northumberland para convertirse en una obra benéfica en 2003 y ayudó a la zona cercana a Alnwick a prosperar económicamente. Los negocios próximos se expandieron gracias a la afluencia de gente que venía a visitar el “Versalles del Norte”.

Jane asegura que el jardín genera 53 millones de libras para Alnwick. Hay una gran probabilidad de que el aumento de turistas por la creación del jardín concediese a Alnwick mayor visibilidad y la aparición de su castillo en la saga de Harry Potter. Por si no fuera poco, en 2002, Alnwick fue nombrado como el mejor lugar de Inglaterra para vivir por la revista Country Life.

“Cuando empecé a trabajar en el proyecto, los granjeros de las cercanías estaban perdiendo su sustento. Y yo estaba aquí, gastándome 5 millones para construir una cascada. Pensaba para mis adentros: ¿cómo puedo estar haciendo esto? Me sentía como María Antonieta.”, revela Jane Percy. “De lo que no me di cuenta fue que el jardín se convirtió en el eje central de la regeneración del pueblo. Las mujeres de aquellos granjeros empezaron a hornear para la sala del té del jardín”, relata. “En un solo año, cien granjeros y otros habitantes reconvirtieron sus propiedades en B&Bs”, continúa. Los B&Bs (Bed and Breakfast) son pequeños hostales que permiten alojarse a turistas a un bajo coste.

Castillo de Alnwick

El jardín superó con creces las expectativas iniciales de 67.000 visitantes al año, alcanzando la cifra de 330.000. En 2007, el número de visitantes ascendió a los 625.000. Desgraciadamente no he podido encontrar datos actuales.

Los jardines de Alnwick

El complejo consta de varios lugares de interés, como la Grand Cascade, una cascada en pendiente que apunta a una fuente que forma el núcleo de la atracción; el Jardín de las Rosas, formado por más de 3.000 rosas de 180 variedades distintas; el Serpent Garden, que consta de esculturas acuáticas de acero inoxidable que muestran los distintos comportamientos del agua rodeadas de setos de tejo; el Laberinto de Bambú, un laberinto construido usando más de 500 plantas de bambú; una casa del árbol gigante valorada en 3,5 millones de libras situada entre 17 tilos, que goza de un centro educativo, un restaurante y varias pasarelas colgantes; el famoso Poison Garden, o jardín venenoso y varias atracciones más.

Grand Cascade
“Grand Cascade”

Grand Cascade

El proyecto se dividió en tres fases, ya se han completado las dos primeras. La tercera está en proceso, e incluiría la construcción de una pista de hielo que haría a su vez de estanque en verano y de un recorrido de obstáculos para que los niños jueguen. Además, en esta fase se diseñaría un moderno sistema de iluminación para los jardines de Alnwick.

Serpent Garden
“Serpent Garden”

Hace unos días los jardines de Alnwick ganaron el premio a la mejor empresa social de los North East Charity Awards, y por si fuera poco, también ganó el premio a la atracción de Northumberland del año. “Este premio es una prueba del fantástico equipo de empleados y voluntarios que se esfuerzan en hacer realidad la visión de la Duquesa de Northumberland y nos sitúan como un apreciado miembro de la comunidad de Alnwick.”, Mark Brassel, director del Jardín de Alnwick.

Por si queréis visitar los jardines de Alnwick o leer más sobre ellos, os dejo el enlace de su página principal.

El jardín venenoso de Alnwick

Entrada al "Jardín del Veneno" (Poison Garden)
Entrada al “Jardín del Veneno” (Poison Garden)

El Poison Garden es una de las atracciones más reconocibles y populares del Jardín de Alnwick. Este jardín tan peculiar está formado por más de 100 variedades de plantas venenosas potencialmente mortíferas. Por ello, un guardia de seguridad mantiene la zona bajo estricta vigilancia y aún así, se han dado varios casos de desmayos.

La colección goza de plantas como la nuez vómica, la cicuta, el ricino, la dedalera, la belladona, la brugmansia, entre otras muchas. La nuez vómica es conocida por la estricnina que contienen sus frutos, esta sustancia se utiliza como veneno para ratones. La cicuta es una planta muy venenosa que se conoce desde antiguo, con ella se mató el gran Sócrates. El ricino se utiliza para la obtención del aceite de ricino, un potente laxante. Me reservaré las explicaciones y usos de otras plantas venenosas para otro artículo y así no alargar con demasía este otro.

Ricino
Ricino o también llamado castor. Sus semillas son increíblemente tóxicas, unas pocas bastan para matar a un ser humano.

¿Y por qué un jardín venenoso? Según la Duquesa, al jardín le hacía falta algo que lo diferenciase de todos los demás jardines, algo que lo hiciese único y llamativo. Un jardín repleto de plantas que pueden matarte con suma facilidad parecía ser el candidato idóneo. Jane asegura que la idea se le ocurrió al visitar el conocido jardín de los Medici, donde la infame familia planeaba sus crímenes y crecían varias plantas que les ayudaban en su “tarea”. Antes de su viaje a Italia tenía pensado un jardín con plantas medicinales y con fines curativos, ¡un giro de 180 grados!

“Pensaba, esto es una buena forma para llamar la atención de los niños. A los niños no les interesa el hecho de que la aspirina proviene de la corteza de un árbol. Lo que realmente les interesa es saber cómo una planta es capaz de matarte, cómo mueres y qué es lo que sientes justo antes de morir.”, cuenta Jane. “Lo que es sorprendente sobre las plantas es que son precisamente las más conocidas las que la gente desconoce que pueden matarte.”, prosigue. Los visitantes se sorprenden al descubrir que el laurel real, usado ampliamente como arbusto decorativo, es altamente tóxico.

Poison Garden

Debido a la naturaleza peligrosa de estas plantas, está terminantemente prohibido tocarlas y olerlas. En el jardín venenoso también se plantan variedades que se usan para la síntesis de droga, como la cocaína o el cannabis. Evidentemente, esto se hace para uso exclusivamente educativo y para concienciar a los más jóvenes sobre el efecto de las drogas en el cuerpo.

 

¡Qué Curioso!


Fuentes