El leopón/liardo: mitad león y mitad leopardo

En la naturaleza podemos encontrar multitud de híbridos, como la mula o el burdégano, que provienen del cruce entre asnos y caballos. Incluso en la mitología de los pueblos antiguos encontramos seres de leyenda como la quimera, el pegaso o la esfinge, todos ellos poseen características de dos o más animales. Pero hay algunos híbridos que poca gente conoce, hoy os presento al leopón.

Leopón
Leopón en un museo japonés.

El leopón es el fruto del cruce entre una leona y un leopardo, mientras que el producto del cruce entre un león y una leopardesa es un liardo.

Se han críado leopones en zoos de India, Japón y Alemania. El leopón es un felino grande, más grande que el leopardo aunque algo más pequeño que el león. A los leopones macho les crece la melena a partir de los dos años de edad, pero deja de crecer a los tres años. La melena no alcanza el tamaño de la de un león. La piel del leopón también es más anaranjada que el león y aunque posee manchas como las de los leopardos estas son algo más claras y menos vistosas.

Es curioso resaltar que al principio se creía que el propio leopardo era un híbrido entre el león y la pantera. De ahí procede su nombre: leopardo, leo de león y pard de pantera. Hoy en día la denominación de pantera se reserva a los leopardos negros. La procedencia de su color es culpa del melanismo: un exceso de pigmentación oscura.

El liardo posee básicamente las mismas características que el leopón, aunque está algo menos documentado debido a que se han encontrado menos especímenes. Uno de ellos nació en Vienne en 1951, en el Schoenbrunn Zoo.

Ambas especies solo se han encontrado en cautividad, aunque no se descarta que se hayan podido dar casos en la naturaleza. Además, estos híbridos son estériles, por lo que no se pueden reproducir.

 

¡Qué Curioso!


Fuentes