¿Cuál es el peor olor del mundo?

Hoy toca hacer un repaso de los olores más desagradables y nauseabundos que conoce el ser humano (¡por lo menos hasta el día de hoy!) hasta encontrar al candidato que buscamos: el que emite el peor olor del mundo.

¡Para saber más sobre cómo detectamos los olores y los distinguimos haz click aquí!

El durián, una fruta tropical peculiar

Foto del durián

El durián es una fruta típica del Sudeste Asiático conocida por su característico mal olor, que repugna tanto a los turistas y habitantes que no están acostumbrados a ella. La gente describe su olor como una mezcla de aguarrás, cebolla y calcetines sudados. De hecho, huele tan mal que está prohibida en varios lugares de Singapur.

La causa de su olor se debe a la emisión de más de 50 malolientes compuestos como el etanotiol y el metanotiol. Por suerte no todo es malo y tiene otros usos, como en la medicina y gastronomía asiática, donde también se usa como afrodisíaco.

Hoacín, el pájaro apestoso

Hoacín
Hoacín en su hábitat natural.

El hoacín es un ave tropical bastante extravagante: no vuela bien y es una especie con mucha antigüedad que ha podido sobrevivir hasta nuestros días gracias a su mal olor. Este pájaro herbívoro se alimenta de frutas y hojas que fermenta en su aparato digestivo, de donde sale el mal olor que lo caracteriza.

Tiocetona, el peor olor del mundo

Tiocetona, el compuesto químico con el considerado peor olor del mundo.
Estructura de la tiocetona.

Os presento, la tiocetona, el olor más horrible descubierto hasta le fecha. Si los olores anteriormente mencionados olían fatal, ¡imaginaos este!

¿Qué es lo que lo hace tan temible? Desprende un olor tan apestoso que una cantidad muy pequeña puede ocasionar náuseas a personas a más de 800 metros de distancia (¡casi un kilómetro!).

Además, su historia merece ser contada: cuando se descubrió en Freiburgo, Alemania el intenso y apestoso olor del compuesto químico inundó toda la factoría en la que se fabricó y parte de la ciudad, cuya población sufrió de desmayos, vómitos y náuseas. ¡Hasta se tuvo que evacuar la zona!

 

¡Qué Curioso!


Fuentes